Noticias Noticias Frailes, Noticias
22 noviembre 2021

300 aniversario del “Echten Karmelitengeist” de Ratisbona (1721 – 2021)

El 8 de octubre de 2021 a las 18:00 horas, en el Centro Diocesano de Obermünster en Ratisbona (Regensburg), tuvo lugar la ceremonia de conmemoración de los 300 años del “Echten Karmelitengeist”, producido tradicionalmente en dicha ciudad. En concreto, el “Karmelitengeist” viene elaborándose desde 1721 en el convento carmelita de San José, siempre con la misma receta, aureolada por el misterio de un secreto (arcanum) que conservan y transmiten siempre dos frailes de la orden. El “Karmelitengeist” es un extracto alcohólico de 75º que combina en su oculta fórmula varias hierbas y plantas, como melisa, nuez moscada, cilantro, canela, etc. Se usa para la prevención de resfriados y gripe y está aconsejado también, siempre diluido, para el tratamiento de las enfermedades gastrointestinales.

El evento fue animado por la orquesta de música barroca RUBIO, de la Universidad de Ratisbona. Además, el Dr. Thomas Richter, farmacéutico y germanista, pronunció una conferencia en la que condujo a través de la historia al público, desde la elaboración del destilado de Melissa, que comienza en el medioevo tardío, hasta la producción actual del “Karmelitengeist”.

El obispo de la diócesis envió un mensaje con un saludo personal, leído por la Sra Maria Luisa Öfele, mientras que el concejal Dr. Thomas Burger saludó también a todos los presentes en nombre del municipio de Ratisbona. Se dirigió también a los asistentes el Provincial de los Carmelitas Descalzos alemanes, P. Dr. Raoul Kiyangi OCD, quien, al finalizar su intervención, nombró “carmelita honorario” al administrador delegado de la “Geistfabrik”, el Sr. Albert Aufschläger.

La ceremonia finalizó con la proyección de la película “Der Geist der Karmeliten”, filmada por el P. Matthäus Bochenski OCD, un documental sobre el secreto probablemente mejor guardado de Ratisbona. La película permitió conocer lo que esconden las paredes del convento de los frailes, así como asistir a algunos de los procesos de fabricación del “Karmelitengeist”, eso sí, sin permitir que nada ni nadie pudiera siquiera intuir el secreto de su misteriosa y eficaz fórmula.