Banner 1
Banner 2
Banner 3
Beatificacion de Santa Teresa
23//04//2014
El proceso de Beatificación de Santa Teresa de Jesús


El concilio de Trento había mandado que no se admitiesen nuevos milagros, ni se adoptasen nuevas reliquias, a no ser que estuviesen reconocidas y aprobadas por el obispo. También es cierto que no se podía tener un nuevo santo si no se contaba con milagros y sus reliquias eran objeto de devoción por parte de los fieles.

Por eso a la altura de 1591, 15 de octubre, el obispo de Salamanca, Jerónimo Manrique Figueroa, después de haber visitado Alba de Tormes donde se cerciora del estado incorrupto del cuerpo de la Madre Teresa, y por "haber Dios Nuestro Señor obrado maravilla en él", y por haber tenido la Madre Teresa "Santa y ejemplar vida", manda que se dé inicio al proceso informativo de beatificación, siendo los primeros declarante el P. Domingo Báñez y su primer biógrafo el P, Francisco Rivera.

Por sugerencia de Felipe II el nuncio del Papa, Camilo Gaetano, entre 1595-1597, manda llevar a cabo un proceso informativo en los lugares donde la Madre Teresa había vivido o era más conocida.

Reunida toda la información conseguida fue enviada a Roma en 1597, acompañada de cartas del rey de España Felipe II. A esta petición se unieron la del concilio provincial de Tarragona, la de la Congregación de las Catedrales e Iglesias metropolitanas de los reinos de Castilla y León, así como las universidades de Salamanca y Alcalá.

Desde Roma el Padre Jerónimo Gracián transmite al Papa, entonces Pablo V, el deseo de iniciar dicho proceso.
En 1604 se inicia el procedimiento con la autoridad apostólica. A su término se pública. El Breve de beatificación de la madre Teresa, firmado por Pablo V en Roma el 24 de abril de 1614.

 

{AMPLIAR}
Punto
MÁS NOTICIAS
ÚLTIMAS NOTICIAS EN PORTADA
Breve Beatificación
23//04//2014
Breve de Beatificación del Papa Pablo V

"Nos, examinada con atención esta causa, por medio de nuestros venerables hermanos los Cardenales de la Santa Iglesia Romana, deputados para los sacros Ritos, a quienes encomendamos su estudio y oído su consejo favorable a estas peticiones, concedemos que en adelante se pueda celebrar en todos los monasterios e iglesias de dicha Orden de Carmelitas Descalzos y por todos los religiosos de ambos sexos el oficio y la misa de la Bienaventurada Teresa como de Virgen, el día de su glorioso tránsito, esto es, el día 5 del mes de Octubre y que en la villa de Alba, diócesis de Salamanca, en el monasterio y en la iglesia en que se guarda el cuerpo de la Bienaventurada Teresa, puedan todos los sacerdotes, tanto seculares como regulares, rezar y celebrar el oficio y la misa respectivamente en honor de la dicha Beata Teresa, según las rúbricas del Breviario y del Misal romanos, gracia que, en virtud de Nuestra autoridad apostólica y por las presentes letras, concedemos a perpetuidad, sin que obsten las Constituciones y Ordenaciones apostólicas, ni cosa alguna en contrario".

 

 

{AMPLIAR}
Fama de Santidad
23//04//2014
Fama de Santidad de la Madre Teresa

Treinta y dos años separan la muerte de la Madre Teresa de su beatificación, años en los que continúo aumentando la fama de santidad que tenía en la hora de su muerte. En octubre de 1582 cuando la Madre Teresa muere en Alba de Tormes no es ya la visionaria, como se la tachó cuando la fundación de San José, ni aquella que insultaron de loca cuando en agosto de 1567 sale hacia Medina del Campo, iniciando la cascada de fundaciones. A la hora de su muerte tiene fama de santidad y así se lo reconocen aquellos que la conocieron y que discernieron su espíritu.

El P. Domingo Báñez, predicando en Salamanca con motivo de la muerte de la Madre Teresa afirmaba que "la tenía por tan santa como a Santa Catalina de Sena y que en sus libros y doctrina la excedía". Bartolomé de Medina, aquel fraile dominico que antes de conocerla, y por lo que oía, recelaba de la misma, afirma que "no había tan grande Santa en la tierra".

El P. Juan de la Cueva afirma de ella que "la tiene por grande Santa y por mujer de aventajadas virtudes". A la altura de 1604 declara Luis de Ulloa, hijo doña Guiomar de Ulloa, reconociendo que "Teresa de Jesús fue tal mujer, de admirable vida, santidad y virtud e siempre fue, y es tenida por persona de grande espíritu, caridad, piedad e paciencia y grande constancia e perseverancia en todas las cosas santas que pretendía y especialmente en las fundaciones que hizo".

En el breve de beatificación, del 24 de abril de 1614, el Papa Pablo V afirmaba que "Teresa de Jesús, de gloriosa memoria, fue adornada por Dios con tantas y tan eximias virtudes, gracias y milagros, que la devoción a su nombre y su memoria florece en el pueblo cristiano".

 

 

{AMPLIAR}
Fiestas Beatificación
23//04//2014
Fiestas de Beatificación

Los festejos por la nueva Beata debemos insertarlos dentro de la fiesta barroca, caracterizada por ser una celebración participativa de toda la ciudad, reglamentada, controlada y jerarquizada por las mismas autoridades municipales.

Las fiestas fueron de larga duración, no menos de ocho días, un octavario, a lo largo del cual la ciudad, exhibiendo sus mejores galas, manifestaba su alegría y devoción por la Beata Teresa. Los festejos abarcaron la doble esfera, religiosa, con la celebración de misas solemnes con sermón, vísperas cantadas y vistosas procesiones, en las que participaban toda la ciudad: las autoridades civiles, las órdenes religiosas, el clero secular, la nobleza, las cofradías con sus estandartes, bandera, cruces y música.

El segundo ámbito de la fiesta es el profano, donde no faltaron certámenes poéticos exaltando la figura de la Madre Teresa, teatro, simulacros de la batalla entre el bien y el mal, de ángeles y demonios, con la victoria del ángel sobre el demonio. Para dar un carácter más popular a las fiestas no faltaron las corridas de toros, así como los juegos ecuestres, luminarias y fuegos artificiales, que a la vistosidad unían la vibración, el ruido, el estruendo final y el olor de la pólvora.

Las actividades religiosas se apoderaron de las ciudades durante los días de la celebración, transformándolas a través de las arquitecturas efímeras y de todo tipo de decoración y colgaduras en ventana y balcones.

No faltaron en la fiestas de la beatificación de la Madre Teresa certámenes poéticos, en donde participaron los grandes poetas de la época. Conocida la noticia de la beatificación se convocaba un certamen poético para "loar", cantar y retratar en canciones, o poemas las cualidades y perfecciones de Teresa de Jesús.

 

 

{AMPLIAR}
Punto
CALENDARIO
NUESTRAS ACTIVIDADES
mes anterior
Abril 2014
mes siguiente
pico
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
Punto
NEWSLETTER
RECIBE NUESTRA NEWSLETTER
Enterarte de las últimas novedades, envíanos tu email
{ENVIAR}
Facebook
Twitter
Youtube
Entra en nuestro canal de Youtube
Esta es una nueva ventana para acercarse al Carmelo Descalzo. A través de esta canal de Youtube os podréis acercar a las distintas realidades de la Orden.
© CARMELITAS DESCALZOS · 2013 - Todos los derechos reservados - AVISO LEGAL